Actividades para niños Alimentación infantil Desarrollo Infantil

PROTÉJASE DEL RESFRIADO

Resfriado protéjase
Resfriado protéjase

Ingiera vitaminas A y C, tome el sol y haga ejercicio físico

Dos de cada tres mexicanos padecen problemas respiratorios con la llegada del frío y los cambios bruscos de temperatura. El 41% sufre tos, resfriados y congestión nasal como mínimo una vez al año, según estudios de la Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, A.C.

Si bien estas patologías se asocian con el resfriado común en el 64% de los casos, el tabaquismo es uno de los causantes de estos problemas respiratorios tan molestos. Estos también se asocian con factores ambientales y difíciles de evitar como es el hecho de convertirse en fumador pasivo, la contaminación atmosférica, la humedad y los aparatos de aire acondicionado tan comunes.

El invierno, por las bajas temperaturas y las lluvias que lo caracterizan es la época del año en que las enfermedades respiratorias se agudizan. Con el objetivo de afrontar saludablemente el invierno, los médicos otorrinolaringólogos recomiendan adoptar hábitos:

Aumentar la ingestión de vitaminas. En invierno, el cuerpo necesita más calorías para defenderse del frío. Añada a su dieta pequeñas cantidades de frutos secos y endulce la leche y el café con miel. Combata las agresiones del invierno tomando vitaminas A y C. La A (presente en la grasa de la leche, mantequilla, margarina enriquecida, quesos, hígado y en la yema de huevo), defiende a la piel del frío, evita la sequedad del cutis y las grietas en los labios. La vitamina C (abunda en cítricos, tomates, pimientos verdes, coliflor y verduras en general) aumenta las defensas y ayuda a prevenir catarros y resfriados. La ausencia de sol, tan propia de los días invernales, disminuye la capacidad del cuerpo para asimilar la vitamina D, que regula la absorción de calcio y fósforo. A las mujeres con problemas de osteoporosis les puede convenir ingerir un suplemento extra de calcio (1,000 mg al día).

Hacer ejercicio físico. Mantenerse activo eleva las defensas y puede prevenir problemas médicos tales como enfermedades del corazón y diabetes. Trate de hacer ejercicio la mayor cantidad de días de la semana. Ejercítese de 20 a 30 minutos cada vez.

Evitar cambios bruscos de temperatura. Si va a exponerse a temperaturas muy bajas, elija prendas de abrigo de tejido térmico, que mantienen la piel seca, conservan el calor y permiten que se evapore el sudor. En cuestión de temperatura, los extremos son perjudiciales. Mantenga la temperatura de su casa en torno a los 22 grados y recuerde que cierto grado de humedad es necesario para evitar enfermedades respiratorias.

Fuente: Diario de Yucatán, Sección SALUD, 04/12/2007

Diciembre-13-2007

Talvez le gustaría..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *