La formación de hábitos alimenticios en los niños

Alguna vez te has preguntado cómo se formaron los malos hábitos alimenticios que tiene tu hijo(a). Los 2 primeros años de vida es cuando  los niños forman sus preferencias alimentarias, la mayoría de estas las aprenden y otras ya son innatas.

Hábitos alimenticios
Hábitos alimenticios

Como padres tenemos la responsabilidad absoluta de elegir alimentos naturales para nuestros pequeños ya que  si reducimos el consumo de sodio y azúcar a edades tempranas, los niños establecerán otras preferencias de sabor, y cuando crezcan, elegirán alimentos más saludables.

Datos

Un informe del Centro Rudd para Políticas de Alimentos y Obesidad de la Universidad de Connecticut determinó que solamente 4 de cada 80 refrigerios para bebés y niños pequeños cumplían con las normas nutricionales. Además, el 50 % de los refrigerios para bebés y el 83 % de los refrigerios para niños pequeños contenían endulzantes agregados.

Por ello es muy importante que los padres de familia lean con atención las etiquetas de los productos, las cuales contienen la información nutricional, antes de comprar o elegir algún alimento para sus niños pequeños.

De ser posible si lo que queremos evitar es que formen este tipo de malos hábitos lo mejor que podemos hacer como padres de familia, es ofrecerles cosas naturales hechas en casa de forma atractiva para nuestros pequeños, sin incluir productos procesados.

Publicidad y alimentos

En cuanto a la publicidad, de alimentos poco saludables,  dirigida a niños , siempre va a existir por lo que dependerá  de nosotros como padres permitir que afecte a nuestro niño. Ellos también están expuestos a innumerables anuncios en televisión, servicios de transmisión (streaming), a través de videojuegos, redes sociales y la mayoría de los sitios web de internet. Esta es una de las muchas razones por las que la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda no pasar tiempo frente a una pantalla desde el nacimiento hasta los 18 meses.

Los padres deben estar bien informados sobre las consecuencias negativas para la salud de la mayoría de las prácticas actuales de comercialización de alimentos y tener en cuenta los efectos que tiene la exposición a los medios y el incorporar alimentos poco saludables a la dieta de sus hijos.

Si no está conforme con las opciones disponibles de su hijo, participe y  organice  algunas alternativas saludables, como ya lo están haciendo muchos padres.

Algunos tips que te ayudan a formar buenos hábitos de alimentación

  1. Establecer horarios fijos para cada comida. Hay que acostumbrar al cuerpo a unos horarios y limitar el picoteo entre horas.
  2. Planear las comidas con antelación. Así suelen ser más equilibradas y completas. Podemos establecer un momento de la semana en el que diseñar el menú, y otro para comprar lo que necesitamos.
  3. Compartir al menos una comida familiar. Es una oportunidad de convertirnos en un modelo de hábitos para nuestro hijo.
  4. Disfrutar de la cena todos juntos. En el caso de que haya faltado fruta, verdura o proteínas en la comida, todavía estamos a tiempo de compensar estas carencias.
Disfruten una cena juntos
Disfruten una cena juntos
  1. Evitar zumos de fruta con azúcar y bebidas gaseosas. Los zumos naturales y el agua son las bebidas más recomendables para todos.
  2. Ofrecer alimentos variados, apetitosos y si posible que tengan una presentación sencilla y despierte su interés y ganas de comer. Cuando se presente un alimento nuevo a los niños, es una buena ocasión para decorar el plato de la comida. Así ellos se mostrarán más interesados en probarlo.
  3. Los alimentos deben estar equilibrados. Deben contener las proteínas, nutrientes y minerales adecuados y orientados al desarrollo de los niños.
  4. Los padres deben ser ejemplos para sus hijos en la mesa. Los niños deben saber que cuando estamos comiendo, aunque sea un biberón, no debemos hacer otra cosa. No se debe encender la televisión ni contestar a los teléfonos. Con solo decir al niño ‘pórtate bien en la mesa’, no es suficiente. Hay que darle el ejemplo.
  5. Cuando al niño no le gusta el sabor específico de un alimento, no se debe obligarlo a comer. Hay sabores que agradan a todos y eso se debe considerar. Hay que tener paciencia y ofrecerle otra posibilidad diferente.
  6. Cuando los niños tengan la edad para utilizar los cubiertos, es necesario enseñarles a cómo sujetarlos. Jamás dejarles comer con las manos o hablar con la boca llena. El aprendizaje puede ser divertido y lúdico. Cuando son muy pequeños, se les puede motivar con juegos y reforzando sus éxitos con una sonrisa o un aplauso.

En resumen

Los padres son los responsables de crear buenos hábitos de alimentación en los niños. Cuando se les inculca estos hábitos desde que son bebés, las costumbres continuaran por si solas con el tiempo. También es importante recordar que los padres son un ejemplo para sus hijos incluso a la hora de comer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *